Hacia una Teología de la Discapacidad Responsable (Parte 1)

3313t6qLa pregunta obvia a contestar es, ¿qué es la discapacidad? La respuesta larga es bastante larga. Pero el propósito de este escrito es entablar un diálogo educativo y por eso nos atenemos a la definición más corta. Primero que nada, la discapacidad es un concepto de la era moderna. Lo que significa que no vamos a encontrar un fundamento histórico para este término en la época medieval, en la antigua, ni mucho menos en el contexto bíblico. Esto nos lleva a enfatizar la diferencia entre lo que es un “impedimento humano” versus lo que es una “discapacidad humana”. El ejemplo que casi siempre uso para diferenciar estos términos es el del “salón lleno de personas sordas”.

Imagínese que usted está caminando por los pasillos de un edificio y de repente se topa con una reunión de personas sordas. A usted le da curiosidad y decide entrar para ver de qué se trata este evento. Después de algunos minutos, su frustración comienza a crecer ya que todas las personas en el salón solo utilizan lenguaje de señas, un sistema en cual usted no conoce del todo. Entre las sonrisas y las reacciones de lo que parecen conversaciones amenas e interesantes usted se resigna al hecho de no poder participar del intercambio de ideas que se desarrolla en ese salón. No es por falta de interés, ni deseo de incluirlo, ya que varias personas se le han acercado para invitarlo a conversar. Sin embargo, dada a su dependencia en medios de comunicación auditivos y el hecho que el lenguaje de señas es el método de comunicación de este evento, usted no puede ser parte de la dinámica.  Así que usted, por conceptos de metodología termina siendo excluido de participar en dicho evento.

Desde el punto de vista médico, no hay duda alguna que la falta de audición es el resultado de alteraciones fisiológicas en el aparato auditivo. En otras palabras, la función principal, (no es la única) del sistema auditivo en los seres humanos es captar las frecuencias de sonidos que emana de nuestro medio ambiente. Bajo estas premisas, la sordera parcial o completa representa un “impedimento”. Pero como nuestro ejemplo demuestra, la sola presencia de un impedimento fisiológico no se traduce a una discapacidad. En salón lleno de personas sordas, la falta de audición no es una condición incapacitante ya que la norma de comunicación social establecida es el lenguaje de señas.

Lo interesante es que dicha norma es incapacitante para usted, el espectador que se topó con la reunión. Dada su dependencia en los métodos de comunicación auditivos, usted no fue capaz de beneficiarse del intercambio y las experiencias compartidas en este evento. Esta ilustración nos ayuda a identificar el carácter social del concepto de la discapacidad. Es por esta razón que la discapacidad se define como una “construcción social”. En otras palabras, lo que determina si un “impedimento humano” es incapacitante son las normas y patrones sociales que se imponen a ciertos tipos de actividades humana.

En el caso de las personas que no pueden caminar, el estar en una silla de rueda es incapacitante si la entrada y el acceso a las estructuras están condicionadas solo para el uso de las piernas. Si las estructuras de nuestros edificios se rigen por parámetros de  diseño universal, entonces las sillas de ruedas funcionan como facilitadores de la funcionalidad de personas con algún tipo de impedimento físico. Ahora estamos listos para la definición de la discapacidad:


“Discapacidad es un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación.  Las deficiencias son problemas que afectan a una estructura o función corporal; las limitaciones de la actividad son dificultades para ejecutar acciones o tareas, y las restricciones de la participación son problemas para participar en situaciones vitales.   Por consiguiente, la discapacidad es un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive.” — Organización Mundial de la Salud Americans-Flock-to-Disability-Insurance


Esta es una definición secular-sociológica muy pertinente que nos ayuda a lidiar con los asuntos relacionados a la discapacidad. Sin embargo, es sumamente importante recalcar que dentro del marco Cristiano, es la teología la que pauta las normas sociales del creyente:

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.” Marcos 12:30-31

Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;”       Mateo 5: 38-44

Por lo tanto, a la hora de lidiar con la discapacidad desde el marco Cristiano necesitamos primeramente prestar atención a las premisas teológicas que informan nuestro entendimiento acerca de la naturaleza y la antropología humana. En otras palabras, antes de darnos a la tarea de construir y modificar rampas física y metodológicas en nuestras congregaciones, antes de crear ministerios dirigidos a las personas con discapacidades, necesitamos determinar qué lugar ocupa los impedimentos físicos o cognitivos en nuestro esquema teológico de la vida.

Sin lugar a duda, esto nos lleva a evaluar el significado de “ser creados a imagen y semejanza de Dios.” Un análisis de Génesis 1 en conjunto con Filipenses 2 nos pueden ayudar a resolver este dilema. ¡Hasta la próxima!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *